Propósitos de Año Nuevo.

No solo nos dejamos salvar al adoptar a un animal, nos dejamos salvar día a día. Quizá solo nos damos cuenta del valor que tiene su compañía cuando dejan de estar o en los malos momentos. Por eso, vamos a ponernos 10 propósitos para el año que empieza.

COMER MÁS SANO 

  • Todos los años nos proponemos esto y quizá lo cumplimos, pero ¿y ellos?. Este año nos preocuparemos por aprender un poco sobre su nutrición y le daremos el mejor pienso, el mejor heno o la mejor mixtura que podamos permitirnos. La salud es lo más importante.

HACER MÁS EJERCICIO

  • Igual que el anterior, quizá no podemos apuntarnos a un gimnasio o no podemos recorrer 1km cada día pero sí podemos alargar los paseos o cambiar de rutas descubriendo algo a cada paso. Es posible que en primavera o en otoño podamos hacer una escapada a la montaña y dejar que nuestro perrete conozca nuevos mundos.

MEJORAR EL VÍNCULO

  • ¿Y si nos apuntamos a un curso de adiestramiento? ¿Y si jugamos todos los días un rato? Mejorar el vínculo es algo tan importante como darle de comer y se menosprecia tantas veces…No es necesario ir a un centro canino para ello, tan sólo con pasar tiempo ya sea jugando o cepillandole, notarás una mejoría. La confianza es esencial.

beauty5

COLABORAR CON ASOCIACIONES

  • No todos tienen la misma suerte que nosotros. Puedes destinar parte de tu tiempo a ir a una protectora a pasear perros, a estar con los gatos o a ayudar a los caballos. También puedes ser casa de acogida, puedes hacer donaciones, no solo de dinero, necesitan muchas cosas (ya hablamos de esto) o incluso puedes ayudar desde casa vía Internet para difundir casos. Necesitan mucha ayuda y puedes cambiar muchas vidas.

ORGANIZARSE MEJOR

  • Compartir tu vida con una mascota es como tener un bebé. Son seres dependientes de ti para la mayor parte de cosas que hacen, y te agradecerán una rutina. A prácticamente todos nos gusta saber qué va a pasar y cuándo, nos hace sentir seguros y estar más tranquilos. Así que ¡apuntado!

COMPARTIR CONOCIMIENTOS

  • Vivimos en una sociedad que, en ocasiones, puede ser egoísta. Cuando aprendes algo que es bueno para otros, deberías compartirlo. Por ejemplo: si sabes que X marca de pienso es mala para un perro y ves que tu vecina la compra, infórmala sobre los problemas que puede traer; o si sabes que los collares de pinchos/ahorque/eléctricos son ilegales en Madrid y ves a alguien con uno de ellos, además de decirle qué no valen para nada más que para provocar dolor y miedo, díselo.

DEJAR EL ESTRÉS A UN LADO

  • Cuando tenemos una situación estresante el cerebro manda una señal a las glándulas adrenales (situadas en los riñones) y estas liberan cortisol, que es una hormona que baja las defensas. Por esto enfermamos mucho más en épocas de estrés.dsc_0514ccc Y sí, en nuestros animales funciona exactamente igual.
  • Los gatos son animales que se estresan con una facilidad increíble, los reptiles se estresan al sentirse observados, los loros con los sonidos fuertes y los perros, aunque aguantan más, pueden detonar en situaciones de miedo, por ejemplo. Para evitar esto es muy importante conocer a nuestros compañeros y así poder controlar y prevenir estas situaciones.

 

VIAJAR

  • Gracias a páginas como SrPerro ya se acabó el dejar al perro en una residencia canina porque no podemos llevarle de vacaciones. Ahora tenemos al alcance de la mano una gran variedad de hoteles y alojamientos en los que nos dejan vivir con los perrunos.

COMPARTIR MOMENTOS 

  • Al igual que de vacaciones, podemos ir a tomar una cerveza o ir a comprar ropa. Como deseo para el año nuevo: ¡más lugares pet-friendly!

SI ES POSIBLE…DEJARSE SALVAR OTRA VEZ

  • Y ¿por qué no? Si nuestra economía nos lo permite podemos ampliar la familia, no solo haremos muy feliz a un bichín sino que…¡nos dejaremos salvar! Y tendremos alguien más por quién levantarnos cada día.

dsc_0509

Antes de dejarte salvar por un exótico…

Los animales exóticos son todos aquellas mascotas que no sean perros ni gatos. Podemos hacer 6 grandes grupos: pequeños mamíferos, aves, reptiles, anfibios, peces y artrópodos.

dsc_0846sdEn nuestro país hay cerca de 11.000 mascotas que forman parte de estos grupos. Desgraciadamente, ya sea por desconocimiento o desgana, no se mantienen en las condiciones adecuadas y esto suele tener malos resultados.

Para mí, la clave es la biología del animal. Conocer sus hábitos, su dieta, su carácter es lo más importante para mantener la mejor calidad de vida posible.

Que un conejo no corra por la casa, darle pienso toda la vida a un hurón, no poner lámparas de UV en un terrario, una jaula redonda para un loro o administrar gambas deshidratadas sin complementos como dieta de tortugas son ejemplos de falta de información que puede resultar fatal para nuestros colegas ya no a niveles de salud física, que también, sino de salud mental y de comportamiento.

Si un animal es, en la naturaleza, depredado como los conejos o los loros, debemos proporcionarles lugares seguros donde puedan controlar todo “sin ser vistos”, colocando las jaulas en esquinas para que se sientan protegidos o, para loros, en lugares altos.

Los animales como las serpientes o los lagartos prefieren la isnakentimidad de sus refugios mientras que las ratas o los agapornis prefieren el trajín de la zona más movida de la casa. Otros como las ranas, los artrópodos o los peces son indiferentes a ti y quieren vivir su vida libremente aunque un humano les observe a menudo y sea tan majete de darles la comida.

Al igual que, como he dicho antes, no podemos dar a un hurón únicamente pienso tampoco podemos tener un canario solo con alpiste. Todos los animales necesitan variedad de alimentos, atendiendo a que ciertos componentes son tóxicos para algunas especies (infórmate antes de darles). Ellos pasan la mayor parte del tiempo metidos en sus instalaciones, ya sean jaulas o terrarios, y para hacerles la vida un poco más entretenida podemos utilizar lo que se conoce como “enriquecimiento ambiental”.

El enriquecimiento ambiental no es más que utilizar juguetes o componentes externos para esconder la comida y que les sea más complicado buscarla. Es decir, que no sea poner la comida y que se la coman. Algo de diversión nunca viene mal. Dependiendo de su especie y de la época del año, este enriquecimiento puede ser congelar las frutas y hacer un helado, utilizar un Kong para distribuir el pienso (sí, este invento no es solo para perros jeje), calentar los pinkies y, con una pinza, moverles como si estuvieran vivos…todo lo que se te ocurra puede servir.

Podemos jugar con los conejos, cobayas y ratas ya que son animales gregarios, diurnos y sociales pero si tenemos un hámster mejor dejarle a su rollo. Las cacatúas tienen más carácter, los guacamayos son más bonachones. Las tortugas de agua son más territoriales y las pogonas suelen ser majas. Cada especie es un mundo y lo mejor que puedes hacer es, antes de dejarte salvar por uno de estos enanos escamosos, plumíferos o peludos, conocer su biología y especialmente: alojamiento, manejo y alimentación.

dsc_2057erd