¿Qué debo saber antes de adoptar un gato?

Se acerca la Navidad y, como cada año, uno de los regalos estrella será una mascota. Muchas de ellas acabarán unos meses después en la perrera, en una protectora o en la calle.

Añadir un animal a la familia no es algo que se pueda hacer a modo de sorpresa, se debe pensar detenidamente en todos los miembros de la familia antes de tomar la decisión.

En el caso de los gatos, nos estamos comprometiendo a cuidarle y darle todo lo que necesita durante todas su vida, que suele ser unos 15 años ¿Estamos preparados para lo que esto supone?

¿Qué debemos plantearnos?

Nuestro pequeño gatito tiene uñas

Los gatos, como todos bien sabemos, tienen unas fantásticas uñas que necesitan utilizar. No solo arañan para arreglarse las uñas, si no que también es una forma de marcar su territorio.

photo_2016-11-07_21-24-16La desungulación no es una opción; llegar a plantearlo supone que no hemos sabido educar a nuestro gato. Con ella se amputa una parte de la articulación a nuestro minino ¿Os cortaríais vosotros una parte del dedo?

Todo esto no implica que nuestro gato tenga que destrozar nuestros muebles o nuestro sofá; si colocamos un rascador en las zonas principales de casa y le enseñamos a utilizarlo, no tendrá necesidad de utilizar otras superficies.

Además, debemos acostumbrarle desde pequeño al corte de uñas ya que nos facilitará enormemente las cosas cuando crezca.

En el caso de que sea un gato adulto también se le puede acostumbrar, aunque requerirá más paciencia y posiblemente alguna que otra chuche.

En esta casa vive un gato

Cuando un gato vive con nosotros y queremos que sea feliz, su presencia se notará en todas las zonas de la casa.

Como hemos comentado antes, nuestro pequeño felino necesitará un rascador donde dejar su aroma y hacerse la manicura. Si no queremos que acabe usando otros lugares para ello, deberemos colocarlo en los lugares principales de la casa.

Los gatos además son curiosos por naturaleza y por ello tendremos que tomar precauciones si no queremos que corra ningún riesgo:

  • Poner redes en las ventanas y balcones
  • Proteger los enchufes
  • Proteger la placa vitrocerámica
  • Eliminar adornos de las estanterías
  • Ocultar los cables

Los radiadores pasarán a ser propiedad de tu gato y lo más probable es que todos acaben cubiertos de mantas o de camas colgantes donde pasará horas y horas.

Además, nuestra casa estará llena de pequeños juguetes aunque no los veamos. Suelen aparecer siempre en el lugar más inesperado, aunque nuestro gato será experto en descubrir dónde están a las 3 de la mañana.

Y, por supuesto, algo que no puede faltar en una casa con gato son sus pelos. Nos acompañarán allá donde vayamos instalados en nuestra ropa y hacerlos desaparecer en casa será misión imposible.

El coste de vivir con un gato

Cuando adoptamos un animal siempre partimos de unos gastos básicos en los que vamos a incurrir sí o sí.

A nuestro gato no le podrá faltar su alimento, sus accesorios básicos (arenero, comederos, juguetes, rascador…) y sus visitas anuales al veterinario.

En los supermercados podemos comprobar que hay piensos de todos los precios, pero una alimentación saludable nos ahorrará visitas al veterinario. Además, los gatos son muy exquisitos cuando de comida se trata y puede que no acepten cualquiera.

A parte de estos gatos fijos, hay ocasiones en las que tendremos unos gastos adicionales. Puede que nuestro gato enferme, lo cual nos supondrá un gasto extra puntual o, dependiendo de la enfermedad, de por vida.

Los gatos son animales sociales

photo_2016-11-07_21-24-28Pese a que solemos escuchar que los gatos son independientes, realmente son animales sociales. Cada uno es un mundo y requerirá más o menos atenciones, pero todos necesitan que pasemos tiempo con ellos.

Nuestro gato necesita que juguemos con él, que lo cepillemos o algo tan simple como que le demos unas caricias.

¿Y qué pasará cuando lleguen las vacaciones?

Si solo vamos a faltar de casa un par de días, podremos dejar a nuestro gato solo con la cantidad de pienso necesaria y un par de bebederos disponibles. Si estaremos ausentes más tiempo, tenemos que buscar otra solución.

Los gatos se estresan mucho con el cambio de ambiente, por lo que lo ideal es tener a alguien de confianza que se quede en nuestra casa o que vaya a diario a pasar un rato con él, limpiar la arena y controlar la comida y el agua.

No regales un animal

Un animal no es un regalo. Va a formar parte de tu familia y, como tal, todos los miembros tienen que ser conscientes de la responsabilidad que conlleva.

Si el regalo es para un niño, ten en cuenta que lo más probable es que no se haga cargo de él si no que lo tengan que hacer sus padres. Por ello la decisión tiene que ser de ellos y debe ser tomada con todas sus consecuencias.

Si os habéis planteado todas estas cuestiones y estáis dispuestos a ello, os aseguro que no os arrepentiréis. Vuestro gato será vuestra mayor compañía y nunca os fallará.

Y recuerda… No compres, Adopta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s